Parque y Palacio da Pena, Sintra


“..mi espíritu no podía pasar por allí, como mi cuerpo, sin detenerse...” (Charles Dickens)

Si bien la frase de Dickens no se refiere a Sintra, puedo asegurar que es lo que sentí cuando visité este parque de ensueño. El casco viejo del pueblo está a los pies de una sierra repleta de hermosos palacios, mansiones señoriales y un exuberante bosque verde que lo envuelve todo. Lo asombroso del caso es que el Parque es el resultado de transformar un monte casi sin vegetación en unos jardines excepcionales.

Lo que pudimos visitar en el corto tiempo que estuvimos, de paso hacia el norte, fue el espectacular Parque y Palacio da Pena
y el Castillo de los Moros. Subimos andando hasta la entrada de los Lagos. Es un buen ejercicio, y no se encuentra a mucha distancia. Excepto que para niños o personas mayores o impedidas, recomendaría la subida. No obstante hay autobuses desde el pueblo hasta la entrada del Palacio.Igualmente para la visita dentro de los jardines del Palacio, ya que existe un servicio de transporte también útil si disponemos de poco tiempo. En nuestro caso, decidimos andar. Recorrimos buena parte del Parque, comenzando por el Valle de los Lagos y las caballerizas, buscando el Chalet de la Condesa.

Chalet de la Condesa d'Edla

Chalet de la Condesa d’Edla

Primera sorpresa, de esas que te dejan con la boca abierta. Después de encontrarnos con especies exóticas de todas partes del globo, aparece el Chalet, una casita de cuento de hadas, decorada con trepadoras de corcho. Todo en él es delicioso. A continuación decidimos subir a la Cruz Alta, el punto más alto de la Sierra de Sintra, donde Don Joao III mandó construir una cruz. Se supone que las vistas desde allí son espectaculares. Pero la suerte decidió que se nublara mientras subíamos, y a pesar de nuestra paciente espera, bajamos rodeados de niebla.

Camino abajo hacia el Palacio, vimos la Estatua del Guerrero, y el Templo de las Columnas, segunda sorpresa, una pequeñísima capilla salida de algún cuento de Tolkien. El Palacio, edificado sobre una antiguo convento de los Jerónimos, cuenta con varias estancias dónde se exponen preciosos objetos. En todo él se aprecia el pasado monacal. Las habitaciones son pequeñas y bajas, llenas de detalles imposibles de contar y un claustro reconvertido en patio.

Cuenta la historia que el rey Don Fernando II reconstruyó el convento y planificó los magníficos jardines como regalo para su segunda esposa,la cantante de ópera Elise Hensler,  la Condesa d’Edla. A la muerte del rey, ella heredó todos sus bienes, y más tarde acordó la venta al Estado del Parque y Palacio, usufructuando el Chalet hasta 1904, año en que renuncia al usufructo. Un magnífico paseo que bien puede llevar el día entero, pero que queda para siempre en la memoria. Dormimos en el IBIS, a 6 minutos del centro histórico. Un hotel económico, de paso, que no sobresale salvo por su excelente atención y desayuno buffet. Desde Vigo: 479 km Desde Santiago: 558 km Desde Madrid: 651 km Desde Oporto: 334 km

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s